Indiana Jones y la diarrea que cojea

SupervivienteJorgeCurioso

Peleas, luchas, combates, duelos; a todo el mundo le gusta ver una buena trifulca en la televisión y, si hablamos de peleas míticas de películas, a muchos nos vienen a la cabeza imágenes de ese profesor a la par que arqueólogo, aventurero y seductor; con su látigo y su sombrero gastado. Es más, si crecisteis, como yo, disfrutando de sus aventuras, recordaréis esas larguísimas peleas a las que Indiana nos tenía tan acostumbrados, pero ¿fueron todas así de largas? No, no todas lo fueron. Hay, como poco, una de ellas que fue corta, muy corta, eso sí, la historia que hay detrás no tiene desperdicio.

Una de las escenas que más se repiten en las películas de Indiana Jones son las peleas: esas luchas interminables que tenía J.J. (si, si, su nombre real es Junior Jones, aunque lo odiase y se pusiese en nombre de su amado perro: Indiana) contra un malo con las espaldas del tamaño de un armario empotrado. Lo curioso es que alguna de estas peleas nunca llegó a rodarse.

Situémonos en Marruecos, durante el rodaje de “Indiana Jones y la última cruzada” y mezclemos el calor típico de la zona, las horas centrales del día y el cambio de alimentación ¿Qué nos sale? Una mezcla explosiva. Parece ser que el equipo de rodaje comió algo que no debía (eso o los cambios de alimentación o el distinto tratamiento del agua) y la mitad de ellos tenía fiebre y/o diarreas (Harrison tenía ambas).

En el momento del rodaje, se suponía que debía aparecer un tío enorme con una espada igual de grande para desafiar a nuestro arqueólogo favorito a combate singular (llámalo épico, legendario, como mejor te parezca), en el cuál, y después de muchos esfuerzos, Indi debía salir victorioso. Peeeeeeero, tan fastidiado estada el actor (no hay más que ver la cara que tiene Harrison en esa escena) que parece ser que sugirió un pequeño cambio en el guion: “¿Y si saco la pistola y nos ahorramos el resto de la pelea?” Esta idea tan tremendamente loca (viene un enemigo a matarme con una espada, yo tengo pistola… naaahhhhh, mejor reservo las balas y voy a pecho descubierto y ¡con los puños bien levantados!) cuajó y gustó tanto a los productores, que terminaron incluyéndola en la película.

Para mí (y sé que hay más gente que piensa como yo) se ha convertido en una escena mítica de la saga: La cara de Indi de estoy hasta las “narices” y fastidiado… ¿Y ahora me vienes con espaditas? ¡Amos anda! Saco la pistola y punto ^^.

 

IndianaJonesDiarrea

Hablando de escenas míticas ¿Os acordáis de la escena del zeppelín? Os sorprenderá saber que, debido al intenso calor, los dos actores la rodaron sin pantalones.

Fuentes

  • Compañero cinéfilo del instituto.
Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario