¡Nuestro mejor roscón!

SupervivienteJorgeSe acerca la navidad, esa época llena de comilonas, roscones, excesos, etc. y, como todos los años, nos invade un sentimiento de felicidad, de amab…..

SupervivienteTamaraCocinera¡¿Has dicho roscón?! Déjate de tonteriaaaassssssssssssssssssssss ¡¡Quiero un rossssssscóooooooonnnnnnnn!!

Esto… como iba diciendo, nos encantan estas fechas por dos razones: Las vacaciones y los roscones (si, vale, los que nos conozcáis bien sabéis que he puesto vacaciones por poner algo, pero ¡shhhh! Será nuestro secreto 😉 ).

El caso es que, este año, con la Thermomix, nos hemos decidido a hacer nuestro primer roscón casero y, no es porque lo diga yo, pero ha sido todo un éxito, ha salido doradito, esponj… pero no nos adelantemos, calentad vuestra taza de chocolate y preparaos para una de esas historias que contaremos a nuestros nietos.

Corría el puente de la Constitución del año 2015 (para los que no hemos tenido puente “solo” ha sido un pequeño adelanto de lo que nos espera en el mes de diciembre) cuando a Tamara se le ocurrió una sencilla y obvia, a la par que brillante idea: ¿Por qué no hacemos un roscón con la Thermomix? Pues bien, con la presteza que nos caracteriza, nos pusimos manos a la obra, es decir, pensamos en la posibilidad, remoloneamos un rato, vagueamos un poco y, ¿por qué no? Empleamos el resto de la semana en comprar los ingredientes.

El sábado por la mañana (día 12 de diciembre) nos pusimos (esta vez si) manos a la obra. Nos dispusimos a hacer el mas grande, esponjoso y delicioso roscón de reyes que se había hecho jamás en nuestra casa (¬¬ si, vale, este objetivo era fácil de lograr puesto que estamos hablando de nuestro primer roscón, mira que sois quisquillosos). Empezamos por preparar la masa madre (que no la madre de todas las masas, no nos calentemos) y continuamos, siguiendo la receta del libro al pie de la letra.

¿Qué podía salir mal? Si hasta nos pusimos a hacer el tonto con los restos de masa, una vez había terminado la segunda subida. Debimos ver las señales desde el principio.

  • Para empezar, la masa madre se deshacía un poco en el bol de agua templada, pero seguro que eso es normal ¿no?
  • Para continuar nos quedábamos sin tiempo para el horneado y decidimos, en un ataque de practicidad, dejar el roscón en la última subida y ya le terminaríamos por la noche ¿no había que respetar todas las subidas?, pues esta la respetamos ¡y con varias horas de margen!
  • Para bordar el tema, nos quedamos sin huevos para pintar el roscón, por lo que la idea anterior cobró fuerza ¿qué pasa?, ahora me diréis que lo primero, antes de hacer una receta es comprobar que tienes todos los ingredientes ¡Amos anda!
  • Para terminar, cuando volvimos a casa (apenas tres o cuatro horas después) ¡la masa se había bajado! ¡¿Pero que ha pasado aquí?! Según internet: Sobre fermentación.

En fin, al menos, el horneado fue sin ningún problema, salvo que parecía que no estaba hecho y, en vez de los 15 minutos de la receta, le dejamos 25.

Al final, tenemos nuestro primer roscón, que milagrosamente ha salido solo un poco seco ¡pero comible! Si le mojas en una taza de leche con chocolate mejora mucho ^^. Tal como os dijimos claro…

Resultado de nuestro primer roscon de reyes

¡La siguiente ronda la tenemos ganada fijo!

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario