Primeros días en Múnich

SupervivienteTamaraYa sabéis, u os podéis imaginar, lo que es llegar a un país donde no conoces bien el idioma, aunque lleves dos años estudiándolo, o más bien, ¡tratando de entenderlo al menos! Te sientes, por poner un ejemplo, como el señor del anuncio que busca wifi en Londres y nadie le entiende. Y es que el alemán es un idioma bastante “interesante”, por decirlo de alguna manera, aunque también es verdad que con ganas y tiempo, ¡le terminas cogiendo cariño y todo! Os voy a decir una cosa, que sí o sí, os va a dejar flipados ¿sabíais que el inglés viene del alemán? Ale, ya os he dado qué pensar, ¡para que luego digáis que no he aprendido nada!

En fins, como iba contando, nada más llegar todas mis emociones y sensaciones se podrían resumir en dos palabras: ¡Qué frío carajo! ains… que no son dos palabras; me refería realmente a: ¡Una aventura!

Al haber llegado en el mes de noviembre, bonito mes por cierto, os podéis imaginar cómo fue la experiencia. Por poner un ejemplo, sucedió más o menos como en la película de 8 Apellidos Vascos: de repente, parece que has entrado en Mordor y no existe el Sol. Pues esto igual, al principio el panorama me recordaba a cuando estuve en Gales viviendo, porque este astro, como tal, no existía, era un monigote, que haberlo lo había (como las meigas ¿no?) pero que, hablando en plata: no calentaba una mierda. Y para rematar, los domingos aquí no abría nada, ¡ya no recordaba esa sensación!

Total, que recién aterrizada y con tan cálida bienvenida, fui con mis compañeros a un restaurante típico bávaro, el Augustiner y, ¿qué merendamos?, o mejor dicho, ¿qué cenamos a las siete de la tarde? Pues si, ¡salchichas! sorpresón ¿eh? El panorama no fue muy alentador al principio, y aquí tenéis una foto de la impresionante cena:

Primeras salchichas en Munich

Pero cual fue mi sorpresa, que al fin de semana siguiente, de repente, no se sabe por qué, pero el cambio climático nos favoreció ofreciéndonos un día soleado impresionante. Así que me dije… ¡ostras! esta es la mía para integrarme en el panorama muniqués: ¡allá que me voy a comprar un BMW! coche BMW concesionario munich

Tras estos segundos mágicos que propiciaron un momentazo épico, recordé de repente mi super sueldo español, así que…¡ay locuela polluela!, cambio de planes: ¡vamos a por una bici!

Entonces, cual española decidida a empezar mi proceso de inmersión y mimetización total en Alemania, me fui a un ¡flohmarket! ¡¡¡Ah!!! ¿que no sabéis que es un Flohmarket? ¡Pues lo buscáis en google que para eso está! Venga va, que os cuento un poco por encima, pues nada, es una idea super chula, literalmente es: Mercado de Pulgas (Flea market en el idioma de Shakespeare), el tema es que se trata de un mercado donde la gente va a vender o trocar/cambiar lo que le venga en gana, igual dedico un post entero a ello, porque en serio, realmente molan mucho. Y sí, ya sé que en Madrid tenemos el rastro ¬¬.

Decidimos ir al que hay en OlympiaPark (donde se celebraron las olimpiadas del 72) y allí encontramos mucha gente vendiendo libros y cosas extrañas como: muñecas sin cabeza, detectores de metales, ponys del año de la nancy, dentaduras postizas (que a saberse qué ha pasado por ahí…) o una pierna ortopédica O_o. Total, que ahí la gente iba para vender esas cosas que almacenas en casa: esa figura que te regalan en las bodas y no sabes qué hacer con ella, a la suegra (por si cuela y alguien se la lleva) o el jarrón de porcelana horrible que nunca se cae… ¡ah sí! y por último lo que estábamos buscando: ¡bicis!

Tras emplear mis dotes de maruji nivel 5 medio experta en trueques (lo que viene a ser 2 semanas en Casablanca sobreviviendo a los viajes en petit taxi y comprando como loca), ¡conseguimos 3 bicis que nos salieron a 28 euros! a ver, no eran una maravilla, pero nos servían. Y ahí que nos fuimos a aprovechar ese día de sol tan magnífico. Aquí os dejo una foto para dar fé de que de verdad hizo un día de lujo!OlympiaPark soleado

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

4 pensamientos en “Primeros días en Múnich

    • Estuvimos en el BMW Welt, la foto del coche es de ahí ;), lo que no fuimos fue el museo. Lástima no tener el dinero

  1. Hola a todos!! este post me ha ilusionado muchísimo porque en poco tiempo me voy de au pair a Múnich! Me estoy poniendo al día de todo lo que tiene la ciudad y parece estupenda para vivir!

    Así que todo lo que tengáis sobre Múnich genial 🙂

    • ¡Pues estate atenta que iremos poniendo más cosas para que tomes nota! La ciudad es una pasada así que lo vas a pasar genial fijo. ¡Qué envidia! ¡Eso si, abrígate si vas ya!

Deja un comentario