Vestido de boda

Tamara noviaEn este punto de la aventura, mi segundo nombre pasó a ser multitarea. Nos convertimos en maestros nivel 15 en malabares para conseguir realizar todas las visitas de los puntos de la lista en tiempo récord, ya que apenas quedaban 15 días para irme y teníamos muchas cosas pendientes. Véase: no había elegido vestido aún. Cualquier novia diría… ¿15 días? ¿se nos va la flapa o qué? ehh… puede, o mejor dicho, sí. Así que nos pusimos las pilas con el mantra de: ¡venga a por ello que es otro paso de la fiesta y mola mucho!, y eso hicimos: ¡disfrutar y elegir ese traje!

Dicho y hecho, cogimos el coche un sábado en plan tropa de los Brady (mi madre, mi suegra, dos amigas y yo), que para esto no hace falta ser convencional, simplemente pertenecer al gremio de las mujeres que disfruten comprando (creo que anda por el 99,99% aproximadamente ¿no?) y nos fuimos a un outlet de trajes de novia. Hoy en día, sabemos que se puede comprar un vestido de novia hasta en Aliexpress, o en Amazon (vestidos de novia en amazon). En mi caso, el traje era parte de la boda, sí, pero no estaba dispuesta a gastarme muchísimo dinero en ello, así teníamos mas para poder destinarlo al sitio de la celebración, que ya nos salía por un pico y si fuéramos ricos… pues bueno, pero no es el caso 😥 snifffffff.

Fuimos al outlet de Vertize Gala.  Fue súper divertido, te pruebas mogollón de trajes y tu familia y amigas votan, les ves las caras de sufrimiento, alegría, sus mentiras piadosas y no lo son tanto ¬¬… pero el que ríe el último, ríe mejor (y Jorge tiene una risa malvada que da miedo, así que, con su permiso… ¡¡¡MUAJAJAJAJAJAJA!!!). Al final, fue otra aventura más a añadir a los recuerdos de los preparativos. Ahora bien, tenía un gran problema, ¡me gustaban demasiados! y así vinieron las dudas interminables pero al final, venció el palabra de honor que me quitaba tripa a mogollón jiji. Tras esta experiencia, me queda daros un par de consejos que pueden ayudaros a la hora de búsqueda del vestido que son:

  1. Intentar que el sitio elegido esté cerca de vuestra casa pues tendréis que ir varias veces (alrededor de 4 fui yo ¡y eso que estaba en Múnich ya!) Entonces, por comodidad eso siempre ayuda aunque si el vestido os enamora, olvidaros de lo demás 😉
  2. Aunque quizás penséis que el palabra de honor no os favorece porque tenéis mucho o poco pecho, o que llevéis una idea fijada si que os aconsejaría que os probéis uno de cada tipo; ya que nunca sabes qué te va a gustar. En mi caso iba a por uno de corte romano y terminé con un palabra de honor. Aunque tu forma de cuerpo no sea la adecuada para determinado corte de vestido, pruébatelo de todas maneras para que seas tú la que veas qué te viene bien y qué no.
  3. Tampoco te pases a probarte 1000 vestidos, te será imposible elegir luego jaja.
  4. Sentirse cómoda, sinceramente, el vestido corte sirena, será precioso, pero si no me puedo mover y bailar, a mí que no me busquen…
  5. Haz las pruebas que veas, ¡no te limites a sólo una!
  6. No lo dejes para lo último, pues necesitan alrededor de 6-7 meses para poder hacerlo todo correctamente.
  7. No hagas dieta ¡por dios!, sé que esto va en contra de todo lo que os va a decir todo el mundo, pero es que a ver, es tu boda, ¡tienes que pasarlo bien tú! y para mí estar a dieta no es el mejor modo de pasarlo bien (si, vaaaaaaale, me sobran un par de kilitos ¿y qué?, pero… y la resistencia que gano al viento que hace en mi barrio ¿qué? ¡eh!), mientras sigas llevando una alimentación sana, sin renunciar a tus preferencias y, sobre todo, mantengas esa figura esbelta y hermosa que te caracteriza y con la que te has probado ya el traje, ¡todo irá genial!, tampoco te pases de repente claro y sobre todo… ¡pásatelo bien!
  8. Coge el vestido que a tí te guste, no a los demás.
  9. Sé fiel a ti misma, el vestido no ha de adecuarse al sitio, eso sale solo.
  10. No dejar atrás los complementos: chaquetas, zapatos de colores… cosas que definan tu traje y estilo también. Mezclar elementos con color también queda muy chulo (zapatos rojos, azules…).

Ante la eterna pregunta de velo si, velo no. Yo fui velo no, me parecía un punto demasiado antiguo y al llevar chaqueta más aún, pero aquí va todo por gustos.

Con esto en mente, os dejo una foto de mi vestido de boda que es súper bonito y de todos los cortes chulos que a mí me encantan. Pasaros por mi Pinterest de ideas de boda también 😉

Vestido boda Tamara
No os olvidéis de hacer la boda que tú y tu pareja queráis.
¿Qué opinais de la etapa de elegir vestido?

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un pensamiento en “Vestido de boda

  1. Muy buenos consejos! Sobre todo el que no nos probemos mil vestidos. lo malo que lo he visto tarde y esto de elegir el vestido se está complicando cada vez más. :S

Deja un comentario